Our featured Articles

September 2016

Mercado

Cinco tendencias se observan en la concepción que tiene la gente de producto o experiencia de lujo. Las marcas deberán prestar atención y adecuarse al momento.

Del lujo tangible al lujo intangible

En 2017 las expectativas de lujo que van a tener los consumidores serán diferentes, dice la publicación especializada en el tema Trendwatching.

La abundancia y la conectividad están cambiando todo. Lujo ya no será el súper auto,  la cartera de marca o las vacaciones a todo trapo, por más deseable que todo eso siga siendo para muchos. Porque?¿ quién va a necesitar un auto si millones en el mundo van a tener su chofer on demand? O sea que las fronteras del lujo han cambiado gracias a la creciente riqueza y la mayor conectividad. Pero para seguirle la pista a ese cambio hay que entender una verdad fundamental: el lujo siempre fue una cuestión de estatus.

El estatus, que antes era físico, ahora es intangible. El estatus antes implicaba la posesión de ciertos objetos. Ahora que la gente tiene tantas cosas, más que lo que se tiene, ahora estatus implica "lo que soy". Por ejemplo, soy más creativo que los demás, más ético, estoy más conectado, etc. Etc. Esto, para el consumo del lujo, tiene grandes implicancias, porque los consumidores Premium intensifican la búsqueda para vivir y personificar esos ideales. Esto brinda a las marcas muchas oportunidades de interpretar y aprovechar esa nueva postura frente al lujo.